Wilson Cardozo



mencionado por:

Martín Barea Mattos
Marcelo Sosa


menciona a:

Soledad Lepyián
Marcelo Sosa
Nicolás Alberte
Claudia Magliano
Sergio Horacio Botta


bio/biblio:


Wilson Javier Cardozo (Tacuarembó, Uruguay, 1965).
Integrante del grupo de gestión cultural abrelabios desde su fundación, ha coordinado (desde 1996) más de un centenar de encuentros y espectáculos poético-musicales tanto en Montevideo como en el interior del país.
Premiado en diversos concursos de proyectos culturales, en ámbitos universitarios como a nivel nacional y departamental (Servicio Central de Bienestar Universitario, Fondo Capital de la Intendencia Municipal de Montevideo, Ministerio de Educación y Cultura).
Coordinador General de Cuadernos Emilio Frugoni, Redactor Responsable de la revista cultural LSD (http://lsdrevista.todouy.com) e integrante del equipo de producción de la colección de compactos Arte Uruguayo Contemporáneo del Grupo Editorial Puerta de San Juan.
Publica notas, investigaciones y entrevistas en diarios y revistas de Montevideo y en publicaciones electrónicas brasileñas, venezolanas y españolas (Jornal de Poesía, Letralia, Opinatio y Más Educativa, entre otras).
Su poesía ha sido recogida en dos volúmenes colectivos (Juntapapeles -ediciones abrelabios, 1996- y Poesía -Ediciones de la Plaza, 1998-) y en un poemario personal (La primera letrA -ediciones del eclipse, 2000-) cuya versión electrónica está disponible en http://www.gratisweb.com/abrelabios/A.html. Sus textos narrativos fueron publicados, en su mayoría, por revista Relaciones.


poemas:


Para danzar la vida
A Luis Amarillo

Convengamos
que el amigo no está,
que ya no viene
con su terca paleta de colores
para danzar la vida.
Que hay un puente
que no conduce a nadie
desde ninguna parte,
a la deriva.
Que su tela de templo
se rasgó para siempre
y no habrá
quien emprenda
la magia de zurcirla.
Que hay que poblar su ausencia
de paraguas,
protegernos
de esa pared que mira,
toda intemperie,
su postergada cita.
Así, a la deriva,
nuestra ausencia zurcida,
cruzaremos el puente
a la intemperie
de tu magia rítmica.
Porque es verdad
que el amigo no está,
que ya no viene
para danzar la vida.

(de Poesía, 1988)


Hasta los huesos cala...

Hasta los huesos cala.

Aguijón en la carne.

Escarba, en lo profundo,
Las raíces del miedo.

Yo no sé definirlo
.............Con términos precisos
Ni conozco
.............Los trazos del pincel
..........................Que puedan describirlo.

Pero sé que si llegas
Me cala hasta los huesos
Si te recrea el sueño
La carne aguijonea.
Y pensarte
-pensarnos-
Es atreverse, siempre,
A conmover las raíces del miedo.

(de La primera letra, 2000)


Y aunque no tienes puños...

Y aunque no tienes puños
Ni coraza ni espada
Ni vives por el hierro
Ni te sosiegas con pan
O con mordazas
Y aunque eres débil
Y pequeña
Modelada
A semejanza humana
En esta madrugada
Golpearemos
-armados con tu nombre-
La cerrada muralla.
Y aturdida caerá
Aunque no crea
En el poder de la palabra.
Gritaremos tu nombre,
Enronquecidos,
Enamorados del sonido
Y de la magia.
Cederán sus cimientos
-sordamente abrumados-
Por la divina espada.

(de La primera letra, 2000)


palabras para Gabriela

Si se volviera flor, mi verso, te lo regalaría
pero sólo se vuelve
agudo testimonio de mi melancolía.
Si pudiera poblarte una noche de soles
y no tan sólo
fiebres de cuerpos sin amores.
Si enfrentara la vida como un descubrimiento;
me duelen anteriores senos de cuerpo abierto.

Es ahora, escribiendo estos versos,
que descifro el misterio:
por qué intuyo en tus ojos
la mirada de otros ojos sedientos,
y una inmensa legión de palabras y tiempo
cuando estás en silencio...

(de Juntapapeles, 1996)


a deshora

solamente una hora tan sólo me bastaba
para encender cenizas en la sima
....................................oscura abandonada
de quien he sido de quien he renunciado
por ser o vana sombra o referencia vaga

a lo que resta en mí al mejor resto que guardara,
sólo una hora sólo tan sólo me bastaba

crear un ardid perfecto
.....................................para atrapar tu vuelo y tu pisada
recuperar al diestro cazador que acechando a la presa
.....................................finge caer en su celada

todo sería posible si pesara
tan sólo una hora menos en mi espalda

los minutos que queden ya ni sirven
ni miden la distancia que separa
lo próximo que estuve de la dicha
en la hora que sobra o que me falta

todo sería posible si pesara
tan sólo una hora menos en mi espalda

(inédito, 1999)





2 comentarios:

princesa_bacana dijo...

Excelente Wilson! Qué gusto leerte.

Beso grande.

Patricia
lacajadepandora@gmail.com

JOAQUIN DHOLDAN dijo...

GRANDE JAVI!