Silvia Parris



mencionada por:

Sylvia González
Elisa Risso
Sandra Míguez
Paula Simonetti


menciona a:

Pablo Galante
Elisa Risso
Juan Manuel Sánchez
Melba Guariglia
Sandra Míguez
Dina Díaz
Laura Alonso


bio/biblio:

En mi casa no hay un lugar especial donde sentarse a escribir. Convengamos que tampoco hay en el mundo un lugar para respirar. Simplemente respiramos. En mi casa se escribe. Pese a las cuentas a pagar y a la heladera vacía. Escribo a pesar del resultado, productos andrajosos de mi mano analfabeta. Escribo para capturar, de alguna manera, el segundo que acaba de ser. Por lo que soy. Por lo que seré. Escribo para mis nietas, que posiblemente no me lean jamás. Por eso. No tengo libros publicados. Apenas algún texto en blogs amigos, un cuento en la Revista Digital Axolotl y algunos poemas en la página El Aleph, en su espacio Antologías.


poemas:

sosteniendo la paré

la madrugada expira tenue y gris en el borde superior de mi ventana
y el ojo oscuro
de
la rueda brillante
me llama
yo,
vuelta nudo y aguijón
resisto otro día


Soga de esparto

Venía de flores de olvido,
colores y deslices del desarme.
Venía de luciérnagas,
de brillantes piedritas mentirosas
así, como si pudiera

(un traje negro
para esta ocasión en la que sobra el aire
un traje negro)

Pinté mis ojos,
busqué colores, pensé
“el verde me queda bien”

(pinté de negro mis ojos,
en esta ocasión los ojos
van de negro)

Quise música para la ocasión
y no hallé ninguna.
Un lejano redoble sobre parche roto
castiga la tarde,
la calle adornada de tenistas y aviadores

Quizás debiera desnudarme, lavarme la cara...
Olvidar que caminas aún sobre la tierra.

Pero no puedo.


Páramos

No existen
tiburones que codicien
la piedra-pez que llevas en el pecho,
filoso corazón de frío azogue
donde nadie se refugia
por miedo a tu reflejo.


Semillas

Alrededor de este silencio de papel
trágico blanco
dolorido
ronda la luz mi sombra, sin alcanzarla

Este campoblanco arañado
en un azul alineado y uniforme
estaqueado
encuadernado pulcramente
se niega a recibirme

Rechaza mis paupérrimas semillas
Cierra sus prolijos surcos
a mis muertos más queridos.


Tramos del camino

no hay soledad más densa
que la de esta hora
el viento arrulla la siesta esquiva
y la vieja voz de pájaros sin nombre
tala el espacio en haces de tiempo
desparejos

el universo
no puede estar más solo de mí
que a esta hora de la tarde


sitio web:

http://entregallosyamaneceres.blogspot.com/

3 comentarios:

poesía-de-alfeizar-uruguay dijo...

Sí que eres Silvia una guerra a la indiferencia, un combate permanente por la originalidad y en ese campo, y en la huella, y en el sendero, flores Silvia, flores en tu jardín.
Un abrazo de xavier.

S. C. P. dijo...

Gracias por tu paso por aquí, querido amigo. Y sobre todo por tu amable mirada.
Un abrazo.

Silvia

princesa_bacana dijo...

Un gusto leerte, Silvia. Encontrarse cara a cara con la poesía, es renacer.

Besos!

Patricia