Washington Benavides



mencionado por:

Aldo Mazzucchelli
Carmen Borda
Elisa Risso
Ramiro Sanchiz
José Luis Gadea


menciona a:

Horacio Cavallo



bio/biblio:

Washington Benavides nació en Tacuarembó en 1930. Ha dedicado su vida esencialmente a la docencia de Literatura en diversas ramas de la Enseñanza.

Obras publicadas: Tata Vizcacha (1955); El poeta (1959); Poesía (1963); Las milongas (1965); Los sueños de la razón (1967); Poemas de la ciega (1968); Historias (1970); Hokusai (1975); Fontefrida (1979); Murciélagos (1981); Finisterre (1985); Fotos (1986); Tía Cloniche (1990); Lección de exorcista (1991); El molino y el agua (1993); La luna negra y el profesor (1994); Los restos del mamut (1995); Moscas de provincia (cuentos, 1995); Canciones de Doña Venus (1998); El mirlo y la misa y Los pies clavados (2000). A esto corresponde agregar la inclusión de su obra en numerosas antologías nacionales y extranjeras, traducciones del portugués de autores como Guimarães Rosa, Oswald de Andrade, Carlos Drummond de Andrade, Alffonso Romano de Sant’Anna y Gregorio de Mattos, entre otros, y la publicación de numerosos porólogos, trabajos y artículos críticos en libros, revistas y periódicos.

Sin embargo, en buena medida su popularidad se debe a la musicalización y grabación de poemas y canciones de su autoría por parte de figures como Alfredo Zitarrosa, Daniel Viglietti, Eduardo Darnauchans, Héctos Numa Moraes, Carlos Benavídez, Los Olimareños, Los Zucará, Laura Canoura, Eduardo Larbanois y Mario Carrero, Washington Carrasco y Cristina Fernández, Jorge Galemire, Pablo Estramín y otros.


poemas:


LA CAMA


La gran cama de hierro
con cuatro perillas rematadas
en ángeles de plomo sobredorado
con su alta cabecera art nouveau

(una floresta de hierro
que en su otoño de herrumbre
descascara si níquel)

La gran cama de hierro
está en la casa de remates
con una compañía
discepoliana.
En el fondo y a la intemperie.
Allí se acuestan el sol y los gatos
la lluvia y la noche.
En su santa parrilla.


BLUES

El hombre abrió la ventana al sol negro
y un viento caliente de locomotora
le pegó al cuerpo la camisa húmeda.

Ahí estaba el día. Usado, de segunda mano,
con su carrocería repintada,
con los hierros pegados al planeta de asfalto.
Ahí estaba el día. Cerró el hombre
sin prisa la ventana. Ahí estaba,
podían guardárselo, hacer con él
lo que quisieran, venderlo, rematarlo.

En lo oscuro, soñó el hombre el sonido
de una lira de plata
........(apretujando
la cajilla vacía de cigarros)
pasó una mano sobre las feroces
teclas de la portátil. La hoja en blanco
era un rostro dormido.


NO ES UN TIGRE DE PAPEL

El tiempo está en los otros.
Al acecho.
(Y el tiempo no es un tigre de papel)
Hasta que salta de un rostro conocido.
Y como quien revela una fotografía
lo vamos descubriendo (sin espejo).

El tiempo está en nosotros.

Que nadie pierda tiempo cerrándole las puertas.
Que nadie crea alejarlo porque no se le nombre.
(Ni metiéndote bajo de la cama
ni perdiendo la fe).

Queda otra instancia aún.
Cuando descubres que ralea el ejército
de los conocidos.
........Y alquien dice
"Ha muerto Helena"
............y eres tú que has muerto.
"Ayer murió Ramón"
............y con él mueres.
El mundo (tu mundo) se despuebla
y el compañero de la infancia
te contempla con lástima y con miedo
porque él también lo ha descubierto todo
....la muerte está en nosotros.


LAS COSTURERAS 1

¿Dónde está juana, la juana
que cosía para los señores de Villamil?
¿Dónde aquella noemí
que enredaba a la aurora en ñandutí?

¿Dónde está la que tenía
un gato y su soledad,
la que en la noche zurcía
lo que nadie comprará?

¿Dónde están las que no están?

2 comentarios:

josé luis a.m. dijo...

y lascinacinas?
y elsandú??????
ylacolónylosjac
arandáes???????

mestáagarrandoflordemiedonomedanganasnidemirar

Anónimo dijo...

"Benavidez: dos generaciones" ya esta disponible en CD en Corazón al Sur, Puro Verso, MVD Bookstore, librería del museo Blanes, libreria de la Facu de Humanidades.