Sandra Míguez



mencionada por:

Silvia Parris
Laura Alonso
Margarita Biescas
Xavier Duarte Artigas


menciona a:

Idea Vilariño
Selva Casal
Mario García
Silvia Parris
Roberto Genta
Xavier Duarte Artigas
Radamés Buffa
Claudia Magliano


bio/biblio:

Sandra Miguez - Montevideo, 12 de agosto de 1977, creo que cerca de las 23:00 hrs.

Soy otra poeta –digo poeta porque no me gusta la palabra poetisa- noctámbula plasmando el devenir de las cosas.

nací en una casa con un fondo enorme,
en donde había un largo corredor que
conducía a otra casa escondida
y una cebra muerta a la que
siempre temí acercarme

Escribo en los ómnibus, en los bares, en las paradas, en cualquier papel dejado en un bolsillo, en boletos, en servilletas y hasta en alguna caja de cigarros. Cuando carezco del material necesario, escribo mientras digo, como por ejemplo cuando se está debajo de la ducha, y lo repito tantas veces como sea necesario hasta acordarme, aunque a veces no se llega a tiempo porque la idea se ha evaporado vaya a saber uno por donde.

Reconozco que el celular es una buena herramienta cuando uno justo se encuentra sin lápiz y sin papel, aunque no puedan decir lo mismo aquellos que han recibido algún poema o “fragmento de” a altas horas de la madrugada.

Mientras escribo, me gusta caminar junto con los árboles –especialmente con aquellos cuya estética se asemeja a los bergmanianos- y admirar la belleza y energía que transmiten (uno se da cuenta de esto cuando los abraza). Cuando estamos en ese proceso de mimetizarse con la naturaleza e ir más allá de lo superficial, allí también escribo.
Y escribo cuando hay luna llena, menguante, creciente y nueva.

También me gustan las artes, muchas de ellas han formado y forman parte de mi vida, algunas de manera autodidacta y otras aprendidas de esos llamados maestros que dicen no saber nada. Y como todo escritor he participado en lecturas, publicaciones, obtenido menciones, premios y bla bla bla.


poemas:


The dawn

Achicaron el sol
mariposa,
para verlo
hay que tomar una lupa
o morir con los relojes
goteando segundos

la sílaba sosteniendo
los huesos
a punto de ordenar
la guillotina

Achicaron el sol
mariposa,
ahora cabe
en la palma de la mano

en las cajas
coleccionan suicidas
apagan los túneles
del tiempo
me cobran por tu vida
y pago con silencio


Silence, please!

Lo confirmé esta tarde mariposa

has muerto

con razón los árboles
ahora son de mármol
y se retuercen los pétalos
en colores fríos.

Dictaminaste:

que toda enredadera crezca hacia abajo


Detenidos

En luz menor,
ya poblada,
ya vacía,
de tus versos rojos,
entre lenguas devoradas.
De tu piel flameante en todas
las banderas
y ya me urge, al verte detenido,
una microscópica sed como avalanchas.


Sutileza

He venido a quererte,
como se quiere a las flores.
Como se añora una palabra,
después de tanto silencio.
Pero el aire denso
atravesando los pulmones
desparramó perfumes de soledad.

Una calle en blanco,
Sin pies que la reescriban.
Una esquina sin presente.
Un presagio del final.

Como alacranes mordiendo
perpetuamente las entrañas.
Solo seré, en resumen,
una palabra que olvidar.

4 comentarios:

Eclipse dijo...

qué lindo ver cosas tuyas por acá... había visto muy poco, la verdad, así que me alegro encontrarte acá.

laveron dijo...

Al fin, Sandra!

qué bueno!

Sincera dijo...

Me gustaron mucho! Besos!

Emerre dijo...

"o morir con los relojes
goteando segundos"
Pah, cómo me gusta todo lo que tiene que ver con los relojes.